Cómo el growth hacking ha cambiado la publicidad

Hace apenas unos 10 años no podíamos siquiera imaginarnos el efecto que las redes sociales han tenido sobre la vida de cada una de las personas expuestas a ellas. Estas herramientas han hecho que el mismo comportamiento humano mute, se transforme y se modifique a niveles insospechados que han alterado los hábitos de consumo de los mismos y es que hace apenas unos cuantos años, cosas como el eCommerce y otros segmentos del mercado que se desprenden de este, no estaban en auge y era difícil prever la forma en la que se abordarían, hasta que llegó el growth hacking.

Las dudas han quedado atrás, desde la llegada del growth hacking y la aparición de cada vez más compañías que lo aplican, las marcas están en la obligación de responder ante los cambios que esto significa, ya que si no lo hacen, están destinadas a desaparecer. No por nada el mismo Bill Gates dijo una vez que quien no estuviera en internet simplemente desaparecería, lo mismo sucede a quién no se adapta a las nuevas tendencias de marketing. El growth hacking ha llegado para quedarse, como una estrategia única de dar a conocer un producto.

La competencia en redes sociales es feroz pero no por ello imposible. Existen técnicas como el marketing de contenido, por ejemplo, que permiten hacer frente a la necesidad de innovación. Pero no es la única herramienta que tienes a disposición puesto que si lo deseas puedes aprender growth hacking, que no es más que una forma de hacer o dar a conocer un producto sin la necesidad de gastarse todo el dinero en la publicidad o marketing digital al que estamos acostumbrados hoy. Es decir, la meta principal es aumentar el número de usuarios orgánicos del producto que queremos poner en el mercado.

La gran pregunta entonces es, como el growth hacking ha cambiado la forma en que se hace publicidad, pues hace tan solo unos años, estábamos acostumbrados a la publicidad tradicional, la de la televisión, la radio, los periódicos, parecía que no existía una vía mejor para publicitarse ya que herramientas como la televisión permitían que mucha gente, desde sus hogares, y a nivel casi mundial, fuera abordada por distintos tipos de publicidad, pero esos tiempos quedaron atrás, pues son menos las personas que le dedican tiempo a la televisión y más tiempo a las redes sociales, lo que se traduce en el primer síntoma de cambio, el hábito de visitar redes.

Se dice que al día de hoy una persona pasa más tiempo en redes sociales que haciendo mucha de las tareas cotidianas del día a día y es por ello que las mismas s convierten en una herramienta fundamental para que las marcas siembren presencia en la web con el fin de que sean conocidas por los potenciales clientes. De hecho, una de las ventajas que ofrecen las redes y que la diferencian de la televisión es justamente la capacidad de poder segmentar el público al cual llega la publicidad, optimizando así la inversión que se realiza en la misma.

En conclusión, el growth hacking ha llegado para quedarse y es que su principal punto fuerte es la capacidad de centrar la atención en los detalles que verdaderamente importan del producto ahorrandote un montón de dinero en publicidad en Adwords y luego hacer uso de los medios de comunicación modernos, como las redes sociales, para hacerse un nicho en el mercado. El growth hacking se centra en el detalle, en aquello que más llama la atención o que se supone hace la diferencia, mensaje que luego es integrado a una campaña publicitaria cargada de estrategias de mercadeo competitivas.

 

Deja un comentario